Archive for the ‘Articulos’ category

HappyBri y el mito de Penélope

5 febrero 2009

HAPPYBRI Y EL MITO DE PENÉLOPE

Tiene alma de Penélope, con toda la complejidad que conlleva esta afirmación, y es tan hermosa como Artemisa y Afrodita. Así podría definir yo a mi amiga Bri, HappyBri, como firmaba en el último mensaje que me envió y en el que, feliz, me comunicaba la publicación de su libro L’altra Penelope, una antología de escritoras en lengua española, traducidas al italiano y seleccionadas por ella, que nos acerca y nos sumerge de lleno en la universalidad de ese mito y nos amplía su dimensión.
Bri, es decir, Brigidina Gentile, es una excelente crítica literaria italiana con la que siempre quedo a comer o a tomar un café cada vez que viajo a Roma. Y sé que ahora que ha salido el libro, publicado por una editorial italiana, se siente realmente feliz, de lo cual me congratulo, conocedor de la difícil batalla que ha tenido que lidiar para ver realizado su proyecto.
El prólogo está escrito por Alfredo Villanueva Collado, reconocido poeta, profesor y ensayista, nacido en Puerto Rico y que reside en New York, y al que he tenido la satisfacción de publicar tres libros hasta la fecha (ni que decir tiene que fue precisamente él quien me puso en contacto con Bri y me brindó la oportunidad de conocerla con motivo de mi presentación como poeta en Campidoglio, Roma).
“Decir Penélope, como en la hermosa canción de Joan Manuel Serrat, es decir espera”, señala Alfredo antes de proporcionarnos un exquisito viaje por la mitología y ampliar considerablemente la dimensión de la figura del mito, y yo creo firmemente que la frase que canta Joan Manuel Serrat tiene bastante de verdad, porque en todas las ocasiones en las que he coincidido con Bri he tenido la sensación de que ella era la Penélope que me estaba esperando (soñar es libre), y por un momento me he sentido Odiseo, con toda la complejidad que conlleva también esta afirmación, si bien pienso que toda persona humana tiene una parte de Penélope y otra de Odiseo que se ponen de manifiesto en mayor o menor medida en función de los acontecimientos.
Como decía, es un libro elaborado con voces femeninas de la lengua española: Francisca Aguirre, Claribel Alegría, Luisa Castro, Tina Escaja, Pastora Hernández, Ana María Romero Yebra, Aída Toledo, Carmen Valle. Lourdes Vázquez y Miriam Ventura, constituyen el grupo de poetas. Libia Brenda Castro Riojano, Rima de Vallbona, Lourdes Ortiz y Esther Seligson integran el grupo de narradoras. Tere Marichal Lugo e Itziar Pascual representan al teatro.
Nos dice Alfredo Villanueva que “en el panteón femenino del mito griego, sólo Penélope se distingue por sus virtudes”, las otras figuras mitológicas resultan adúlteras, incestuosas, matricidas. Penélope, además, como tan acertadamente señala el prologuista, no se limita a esperar el regreso de Odiseo ni se sienta a llorar la ausencia en un rincón sino que mientras tanto gobierna un reino, cría un hijo y brega con el rebaño de pretendientes que su propia cultura le impone. Es decir, se trata de una mujer autosuficiente inmersa en el epicentro de una cultura machista y pienso que, por ello, tal vez la hayan elegido todas estas autoras como fuente de inspiración.
Mi más sicera felicitación y gratitud a HappyBri por este libro. Deseo que muy pronto ella cumpla su promesa y venga a Pontevedra a presentar la antología y a traerme un ejemplar. Yo, desde luego, la espero, cambiando mi papel de Odiseo por el de Penélope en esta ocasión, mientras gobierno el territorio de mi reino editorial y brego con este rebaño de soledades que me ha tocado en suertes debido a la escasez de pretendientas, sequía amorosa que no padeció Penélope a la vista de todo lo que tuvo que tejer y destejer para sacárselos de encima.
El libro se encuentra ya a la venta en las librerías de Roma aunque si alguien lo desea adquirir me puede enviar un e-mail y yo le hago llegar la petición a Bri para que se ponga en contacto.

Enero 2009©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España

RÉQUIEM POR EL POETA GITANO MIGUEL MENDIOLA

3 febrero 2009

RÉQUIEM POR EL POETA GITANO MIGUEL MENDIOLA

Era un gitano raro. Nadie lo puede discutir, pues le dio la venada de erigirse en una especie de Juan Salvador Gaviota dentro de su comunidad y aprendió a leer y a escribir, a estudiar, es decir, a volar de una manera diferente a sus compañeros de barrio, tal vez para demostrarles que se puede surcar la vida no solamente ceñido a las tradiciones sino también utilizando las propias alas. Supo nadar contra corriente en aquellos tiempos de infancia, en aquel rincón de Sevilla que le vio nacer y donde no abundaba la afición al lápiz ni a las letras. Y tanta altura alcanzó en su vuelo que llegó a ser uno de los doce personajes célebres que ilustran los meses del calendario gitano.
“La miseria te deja desnudo pero también te proporciona armonía y solidaridad”, decía, en una clara alusión al sentido colectivo del que hace gala su etnia y al valor que le atribuye a la familia, en cuyo seno hasta los primos terceros son considerados más que hermanos. Y al hilo de su pensamiento creo que tal vez a todos nosotros nos convendría pasar una época en el territorio de la pobreza para aprender a valorar lo que tenemos y a no quejarnos de cosas que son más gracias que desgracias si uno las compara con el hierro de marcar el alma que utilizan el frío, la sed, el hambre.
Hermano de guitarrista flamenco y pariente de bailaoras profesionales, se hizo ingeniero aeronáutico y en un arrebato de magia, de prestidigitador calé, cambió las orillas del Guadalquivir por el sol de California. Su inquietud espiritual le llevó a rebañar algunos libros de filosofía tratando de responder a las preguntas que se formulaba a cerca de su paso por este mundo. Tocaba la flauta y, aunque no disfrutaba de una técnica tan perfecta como la de Hamelin con este instrumento, estoy seguro de que su ejemplo ha servido para orientar y encantar a más de uno de sus congéneres y dirigirlos por el sabio camino que él mismo había elegido para sí.
Escribió una obra de teatro musical andaluza, de título “La Salamandra”, que se presentó en Los Ángeles, California, en 1998, en colaboración con su hermano Rafael Mendiola (guitarrista profesional) y su cuñado Enrique Soto “El Sordera” (cantaor profesional de flamenco), con gran éxito, en el que intervino un reparto plagado de actores de teatro y de cine bastante conocidos.
En su artículo satírico “Una modesta proposición” le propuso al pueblo gitano volver a la venerable tradición “de comer niños” para que los payos que los acusan de caníbales pudieran llevar razón.
Trabajó como técnico de asuntos sociales del gobierno de Estados Unidos y contribuyó a la difusión de la cultura gitana por Internet. Su alma transhumante lo llevó icluso a ser colaborador o ayudante de entrenador del famoso equipo de fútbol de New York en el que jugó Pelé, el Cosmos, según me comentó en una de las muchas ocasiones en las que tuvimos oportunidad de conversar via messenguer o skype, conversaciones en las que me confesó algunos de sus secretos más recónditos y que guardaré a buen recaudo en mi memoria ahora que me acabo de enterar de la noticia de su muerte. En el año 2003 publiqué con El Taller del Poeta su libro de poemas “Alzando el vuelo”. Su única pretensión era sacarlos del cajón del olvido al que estaban abocados y dejarlos engarzados al futuro en un libro. Así se hizo y aunque se vendieron muy pocos ejemplares me siento satisfecho de haber cumplido la misión que me encomendó.
La matemática del destino resolvió la última ecuación de su vida con el álgebra de la muerte, esa misma matemática que él utilizo para escribir su poema “Álgebra calé” y que transcribo y difundo como un homenaje a su persona al pie de este Réquiem.
Descanse en paz.

Agosto 2008©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España
http://www.eltallerdelpoeta.com

ÁLGEBRA CALÉ

Somos un uno con un cero por delante;
un número preñado de alegre diferencia.
Un número cabal, primo indivisible
con raíces muy cúbicas y geométricas.

Se nos hace juicio y se nos quita el cero.
Pero íntegros quedamos: No se llevaron nada.
Tenemos el respeto de todo el Infinito,
que aplaude la unidad sólida y sana
contra trigonometrías de incorrectos mitos,
y la admiración de otros primos algebraicos,
maravillados de ver como con tantas ganas
derivamos integraciones en cálculos mágicos.

Mágicos, sí, porque añadimos con permiso
y en la multiplicación daño no hacemos.
A todos los dejamos como estaban
pero podemos restar cuando queremos.

Que no nos cuadren pues.
Que no nos toquen las raíces
ni que jueguen con nosotros
en logaritmos ajenos.

¡Cuidado! ¡Tenedores de libros del Infierno!
Que aunque somos el más chico de todo el Universo,
primero y primo somos y contamos con el Cero.
Y no creáis que lo pondremos a la izquierda
para que lo raptéis de nuevo.
¡Que esta vez estará a nuestra derecha
y multiplicar y dividir podremos!

©Miguel Mendiola
Del libro Alzando el vuelo
El taller del poeta, Pontevedra, 2003

LA ANARQUÍA PALAFÍTICA

3 febrero 2009

LA ANARQUÍA PALAFÍTICA

El mundo está en crisis, no cabe duda. Los bancos se han quedado sin dinero y todos debemos arrimar el hombro para salvarlos del naufragio. Pobrecitos. A uno, en un primer momento, al escuchar la noticia, le entra la flojera y hasta le dan ganas de llorar o incluso de cantar aquello de Mambrú se fue a la guerra, que dolor, que dolor, que pena. Pero luego, si se detiene a pensar, le surge una pregunta: ¿A donde habrá ido a parar toda esa tela marinera que falta de las cajas fuertes? ¿Será que el Bush está montando su “corralito” privado para cuando se retire al rancho de Texas? Porque para mí ese tío que parecía un poco corto es más listo que el hambre. Fíjense si será listo que se ha bastado él solito para lograr en ocho años lo que no consiguió el Che Guevara, ni Fidel Castro, ni todos los revolucionarios del mundo unidos en un siglo: ¡Cargarse el sistema capitalista! No, si al final el progresismo o la gente de izquierdas va a tener que erigirle un monumento.
La causa de la crisis, al parecer, son los créditos basura, es decir, setecientos mil millones de dólares prestados sin garantías. Desde luego en USA debe ser jauja conseguir fondos. ¡Mira que son tontos los atracadores que utilizan pistola! ¡Si no les hace falta! Si lo que dicen las autoridades económicas es cierto les bastaría con ir a la ventanilla de caja, esperar su turno, presentar un certificado de insolvencia, y… ¡vualá! ¡El saco lleno!
Pschssss… No sé, no sé. ¿Por qué será que a mí todo esto me huele a chamusquina? ¿Alguno de ustedes no ha ido alguna vez a pedir un crédito y no se ha visto obligado a llevar a la firma como avalista hasta al último hermano del cuñado de la tía de su abuela para que se lo concedieran?
Hace años que le pusieron la mortaja al comunismo y todo el mundo se apresuró a enterrarlo y ahora le toca el turno al capitalismo, como era de prever si se compara el devenir de la historia y se ve lo que sucedió en los siglos anteriores con otros sistemas, pero lo curioso es que el capitalismo, en sus últimos coletazos, utiliza fórmulas intervencionistas y hasta nacionalizadoras para salvarse de la quema, es decir, remedios propiamente comunistas.
Esto es el mundo del revés, como ha dicho Moratinos, el ministro de exteriores español. Los chinos volcados en una apertura capitalista y los americanos socializando sus bancos, vamos, algo así como ver dos burros volando al mismo tiempo.
A Bush le ha entrado una fiebre socializadora. Va a socializar las deudas que todos sus amigos, consejeros y altos ejecutivos de empresas multinacionales, han contraido con la banca para poder sostener su tren de vida, sus contratos blindados, sus sueldos millonarios y, tal vez, también, sus delirios bélicos o sus ansias de petróleo. ¿Y a que no saben a quién le va a tocar pagar el pato? ¿De verdad no lo saben? ¿No se lo imaginan? Pues a nosotros, los de a pie, los que tienen las habas contadas de una nómina o llevamos la cruz a cuestas de tratar de juntar unos euros a final de mes y ver si nos alcanza para pagar la seguridad social de autónomos.
Vivimos en una sociedad en la que los bombardeos se suceden aunque no nos demos cuenta porque el capitalismo utiliza bombas silenciosas que desposita quirúrgicamente en nuestro cerebro, una tras otras, cada pocos segundos. Las dispara con unos tanques llamados radio, televisores, paneles publicitarios, incluso por internet, y funcionan como lentas minas anti-persona. Primero crean la necesidad de poseer algo que nunca se nos habría pasado por la imaginación tener. Si lo conseguimos, nos sentiremos satisfechos un momento, se lo contaremos o más bien se lo restregaremos por la jeta a todos los vecinos o “amigos” para que vean lo importantes que somos y luego aparcaremos el objeto del deseo en el montón de los trastos inútiles porque realmente no lo necesitábamos para nada. Si no lo conseguimos, nos sentiremos frustrados, unos perdedores, unos inútiles de tomo y lomo y deberemos recurrir al psiquiatra para que nos atiborre de pastillas y soportar mejor así el fracaso. Y, desde ese punto de vista, casi todos somos unos fracasados porque muy pocos pueden poseer el último modelo de todo lo que hay en el mercado.
Esa es la fotografía real del mundo en que vivimos y para sostener ese sistema de vida arrasamos el planeta, lo contaminamos, nos estamos merendando los polos, norte y sur, con tanta pasión como un helado de naranja helada en pleno desierto y éstos han comenzado a soltar inmensos pedos de metano, que hasta ahora habían sido contenidos por el hielo, y que destruirán la capa de ozono más rápidamente.
El mar está subiendo de nivel a marchas forzadas pero a nosotros lo único que nos preocupan son los bancos, que no se vengan abajo, para así poder cambiar de móvil y tirar el antiguo, todavía en uso, a la basura, hasta terminar de convertir el mundo en un inmenso basurero. Y por más vueltas que le doy al asunto, no veo le veo solución, salvo votar a McCain para que todo se acabe antes, y ya situado en la catastrofe, poner en práctica, adaptada a los tiempos, aquella teoría de la anarquía palafítica que inventó hace años un hermano mío y que consiste en que, cuando toda la supeficie de la tierra quede anegada por las aguas, cada uno se construya su palafito con cien metros de pesca a la redonda, eso si después de todos los acontecimientos y la subida del Euribor ha quedado viva alguna sardina.

Septiembre 2008©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España
http://www.eltallerdelpoeta.com

LA PROMESA

25 enero 2009

LA PROMESA

Se avecina el día de las elecciones municipales y de algunas autonomías  en España y los políticos ya no saben lo que hacer ni lo que prometer para atraer el voto del inocente ciudadano y obligar a que los designios de la pitonisa Doña Urna les favorezcan con la mejor de las sonrisas, es decir, con el control de las arcas de los gobiernos de los ayuntamientos y de las comunidades autónomas en liza. No cabe duda de que un proceso electoral, en cualquier sistema democrático occidental, es la plasmación inequívoca del principio de la igualdad de oportunidades, pues de la noche a la mañana, hasta el ser más inútil de los censados en esta sociedad, si encabeza una lista electoral y gana, se convierte en un potentado millonario que viaja en coche oficial, come a carrillo desatado y asiste “de gratis”, como se dice popularmente, a la canonización en Roma de un santo, como quiera que el expediente de algun beato en el ámbito geográfico de su territorio haya sido revisado por la mano experta y generosamente graciable de Juan Pablo II.

En las ciudades no hay problema. Los políticos recorren al tan socorrido argumento del saneamiento del río hasta que las truchas y las carpas que ahora se alimentan en la boca de los desagües y las cloacas sean comestibles; a la construcción de un parque de ocio y temático dentro de diez años con lo que queda por llover todavía hasta esa fecha; a la apertura de la ciudad al tráfico sin menoscabo de la tranquilidad de las zonas semipeatonales, y cosas así que, o resultan imposibles o incomprensibles por conllevar en la misma promesa los dos elementos que constituyen una antítesis.

Es la época del famoso “Puedo prometer y prometo…” que con tanto desparpajo enarbolaba Adolfo Suárez, padre, en su época al frente de los designios de este país, y los candidatos se disputan, en una auténtica competición, la defensa de todo aquello que no se pueda cumplir pero suene grato a los oídos de todos los electores que estén en condiciones de distinguirles con el voto. 

Y en los pueblos, idem de idem, es decir, sucede algo parecido,  especialmente en las poblaciones de pocos habitantes, en las que el candidato se puede permitir el lujo de hacer una ronda de visitas vecino a vecino, tomarse unos cuantos vinos por el morro a cuenta  de los visitados  y, a golpe de chin chin de copa y  de tintorro ofertarle la bombilla que el pobre hombre lleva demandando varios años para que no se dé con el canto de los dientes contra un pino cuando se le ocurre volver tarde del trabajo o un poco más alegre de lo habitual desde la taberna, o… ¿por qué no?…  el hormigonado de esos metros de camino que conducen hasta el porche de la casa y que en el anterior plebiscito se le olvidó realizar al mandatario municipal, pese a que también lo había prometido, reprometido y hasta jurado por lo más sagrado de sus antepasados.

Es todo ya algo habitual, un rito simbólico. Lo que no resulta tan habitual es lo que está sucediendo en una pequeña localidad cercana a donde yo vivo, donde el Alcalde realiza ese agradable viacrucis picando un chorizo en casa de menganito, unos tacos de queso en la de fulanito, y así indefinidamente…  hasta no dejar una vivienda sin recorrer o algún tipo de vianda sin catar en la cocina de los  agraciados, lo que le ha valido ya el popular sobrenombre de Carpanta. Pero lo más curioso no es eso, pues cada cual tiene derecho a buscarse la vida y ensayar fórmulas para regocijar el bandullo como más le apetezca, aunque quizá sería más honrado que lo hiciera a su propia costa o a la de su propio bolsillo. Lo más curioso es que al final del tapeo promete algo insólito:

-Mira, Pepe-le dice al elector. Yo te soy Alcalde desde la época de Franco y nadie tiene más experiencia que yo en estas lides. Ya sabes que conmigo no hay  problemas. Y lo de la bombilla o el farol ese que te hace falta está hecho, hombre,  traigo la hormigonera y adiós a los baches, no hay más que hablar, pero además te prometo algo que te juro por lo más sagrado y que me caiga aquí fulminado por un rayo si no lo  he de cumplir… ¡Cuando mueras tú y tu familia, prometo que iré a vuestro entierro! 

A mí, desde luego, después de que alguien me lo contara, no me cabe ninguna duda de que el votante,  sobre todo si milita  en ese treinta por ciento de indecisos que arrojan las encuestas que existen, ante tamaña promesa cesará en sus dudas y adjudicará la papeleta  de forma automática a tan generoso candidato. Pero claro… Lo pienso… Y no me casan las cuentas. Y me formulo todas estas preguntas… ¿Qué tiempo hacía cuando dijo lo de me caiga aquí fulminado por un rayo? ¿Cómo lo hará? ¿Piensa sobrevivir a toda la población? ¿Qué plan habrá diseñado para cumplir una  promesa formulada con tanta rotundidad? ¿Recurrirá al aliado Bush con el que su partido guarda unas excelentes relaciones para que suelte unas cuantas bombas de racimo sobre la aldea, cuando no esté él, y así poder desarrollar de una vez por todas la promesa estrella de su programa electoral? No lo sé, pero he de decirles que me corroe la curiosidad y, desde luego, por si las moscas, me voy a mantener un poco alejado de la localidad a partir de ahora, no sea que el tío sea un comprometido de la vida y decida agruparlos a todos en un solo entierro por el procedimiento de la ayuda humanitaria.

Mayo 2003©Fernando Luis Pérez Poza

Pontevedra. España

EN PELOTA

25 enero 2009

EN PELOTA

Se acercan las elecciones municipales en España  y muchos españoles aguardamos el resultado de las mismas un tanto escépticos. Esto no es muy diferente a lo que sucede en Argentina y en otros países. Aquí también abundan los chorizos. José María Aznar dice que “la oposición está en pelota” y la oposición le contesta con la ternura propia de la mantequilla derretida, agobiada por un pasado reciente que ahora se ve que en realidad no fue tan malo, a tenor de lo presente. ¿Seremos realmente capaces de pasarle factura al gobierno por haber desatendido nuestros deseos de paz y habernos metido de cabeza en ese lío llamado Irak cuyo desenlace se hace cada día más incierto? ¿Limpiaremos de mierda las instituciones que huelen mal?

Mientras tanto, una pandilla de gays asalta a Ana Botella, la primera dama, y la increpa hasta desbordar el dispositivo de seguridad y zarandearle el coche. “Hipócrita”, “Electoralista”, ¿Dónde está José Couso?… Fueron varias de las lindezas verbales que tuvo que soportar la aguerrida candidata a concejal. Y una vez más el PP dice que la culpa es del PSOE, que los gays eran socialistas, que en lugar de hacer política en el parlamento la hacen en la calle, a golpe de manifestación y de pancarta. ¿Qué estarán insinuando? ¿Qué Zapatero está en pelota, en la calle y es un maricón, en el sentido peyorativo del término? 

Leo los periódicos de distintas tendencias, a diario, para tratar de obtener una visión objetiva del panorama político. No me gusta el cinismo del que hacen gala los que mandan ni la oposición de ramo de rosas y violetas y besos nacarados que ejercen el resto. Esto es un teatro en el que se representa una obra inverosímil y en donde los actores, al final de la función, se van de copas todos juntos y se ríen de cómo ha actuado cada uno. Esto no es democracia. Esto es la madre del cinismo, porque quienes realmente estamos en pelota viva, en cueros, como dios nos trajo al mundo, somos los ciudadanos de a pie, los que no nos casamos con nadie a la hora del reparto de los “istas”, “socialista”, “fascista”, “comunista”, etc… y, en definitiva, quienes pagamos y sostenemos a través de los impuestos toda esta desfachatez.

Aznar decía que iba a regenerar la vida política. ¿Se refería a esto? ¿A qué las empresas que presiden los exSecretarios de estado y amigos suyos, como Miguel Ángel Rodríguez, no iban a firmar con la administración contratos de 26 millones de euros? Es curioso ver cómo este señor ha ido levantando una especie de imperio donde no se pone el sol hasta el punto de que ya no hay tarta de donde él no saque tajada. El Real Madrid consigue la recalificación de los terrenos de la ciudad deportiva por una porrada de millones, en lo que se ha denominado como operación del siglo, y se da la coincidencia de que una de sus empresas es proveedora de servicios al equipo. Una gran casualidad. ¿No les parece? Un conocido común, compañero suyo en el Norte de Castilla, se fue de director de periódico a Santo Domingo, en República Dominicana, señal de que por allí también hay intereses. Ahora a Miguel Ángel se le ha visto revoloteando por las televisiones tratando de convencernos de que la participación en la invasión de Irak era algo bueno. ¿Para quién? ¿Estará alguna de las empresas de su imperio en el centro del mogollón con el plato preparado para servirse una porción? ¿Actúa sólo por sí o por encargo?

No sé. Pero tengo la impresión de que aquí alguien está jugando a eso de “un mundo del revés” y no somos precisamente los ciudadanos. 

Esto ya parece una competición a ver quien suelta, dentro de ese juego, la parida más gorda. Aznar, a los pacifistas que defendemos el NO A LA GUERRA, nos califica de radicales y extremistas. ¿Y los que matan y asesinan? ¿Serán angelitos buenos? Fraga es uno de los jugadores más aventajados, pues ha logrado colar ya varias seguidas y buenísimas, como la de comparar a las víctimas de la guerra con las del tráfico o aquello de que a Galicia le tocó la lotería con el hundimiento del Prestige. Rajoy, a no sé cuantas fugas con vertido de varias toneladas de fuel, le llama hilillos, lo que le ha valido el apodo de “El Señor de los Hilillos”  y el Delegado del Gobierno en Galicia auguró que el fuel se solidificaría en el fondo del océano y se volvería más duro que un adoquín. ¿Se refería al adoquín que le ha tocado sostener de forma permanente sobre sus hombros?  Podríamos estar así eternamente, pues hay que reconocer que juegan a este juego como nadie.

¿Pero qué hacer? Nos preguntamos. Y yo pienso que quizá los ciudadanos deberíamos curarnos la pelota y actuar de la misma forma. Por ejemplo, decirle a todos los encuestadores que estén realizando un sondeo que vamos a votar al PP, y luego en las urnas ejecutar lo contrario, eso sí, todo menos ponerle un petardo en el culo a más de alguno mientras decimos que somos pacifistas como hacen ellos. Sólo es cuestión de imaginarse las cosas del revés y hacer lo contrario de lo que se dice o decir lo contrario de lo que se hace. Fácil… ¿No? Pues a jugar se ha dicho. ¿A alguien se le ocurre algo más, en este juego del revés? Y mientras tanto, además de votar a los menos malos, sean cuales sean …      ¿Por qué no seguimos los sabios consejos de Saramago e intentamos reinventar la democracia, ahora que ya sabemos lo que no es o lo que no debe ser? Y sólo hay una fórmula, constituir y participar en asociaciones y plataformas que cada día disfruten de un mayor peso en la sociedad.

Abril 2003©Fernando Luis Pérez Poza

Pontevedra. España

EL REPARTO DE LA TARTA

25 enero 2009

EL REPARTO DE LA TARTA

Hoy he visto a Chemari contento. Se le nota cuando estira la cara, pone el bigote en vertical y frunce la boca. Presentaba un semblante serio o quizá llevaba puesta la careta de rueda de prensa solemne, pero a mi no me puede engañar. Cuando es así, siempre se le escapa una sonrisa, aunque la disimule y quiera borrar enseguida las arrugas delatoras que se forman en la comisura de sus labios. Le desbordaba la alegría, y yo iría un poco más allá y diría que el ego desmedido que le trepa por la médula hasta confundirle el cerebro. Los tanques entraban en Bagdad y varios hombres desesperados, alguno de ellos en calzoncillos, corrían por las márgenes del río perseguidos por las balas del fuego aliado. El moderno y poderoso ejército de Irak, amenaza terrible de la humanidad, pertrechado de sus temibles armas de destrucción masiva, se retiraba y trataba de salvar el pellejo escondiéndose entre las silvas de los márgenes del Tigris. ¿De qué se reiría, Chemari? ¿De que los aliados estuvieran a punto de eliminar el terrorífico arma que posiblemente el fugitivo ocultaba bajo el slip? ¿El pistolón atómico o químico o bacteriológico con doble pelota que le colgaba del bajo vientre al soldado irakí?

No lo sé, pero al gran estadista se le notaba satisfecho. Por primera vez este país, desde las más remotas épocas imperiales, va a participar en el reparto de una tarta que algunos se han molestado ya en cifrar en más de cien mil millones de dólares. Los Secretarios de Estado USA han sido los pioneros a la hora de conseguir una invitación para el banquete. El que más y el que menos ha logrado colocar en primera línea, en la de salida, a alguna de las empresas en las que ha trabajado y que, a su vez, subcontratarán a las demás, es decir, a aquellas que ya están afilando la dentadura o consiguiendo una prótesis para así hincarle mejor el diente a tan suculento y merecido pastel. ¿Qué criterios se seguirán para la subcontrataciones? ¿Qué empresarios españoles participarán en el evento? Pues no debemos olvidar que los socios de las Azores disfrutarán de prioridad, es decir, se comerán la nata a punta pala, como anunció el hermano de Bush. Esas son las preguntas que me empiezo a hacer y que no tardando mucho comenzarán también a formularse el resto de los ciudadanos de a pie y para las que quizá jamás encontremos respuesta.

¿De qué tipo serán las empresas? ¿Qui lo sá? Es posible que se apunten las grandes constructoras. El negocio parece fácil. Apenas sí tendrán que excavar para levantar los cimientos. Catorce mil bombas les han limpiado el terreno y hecho más agujeros en el suelo de la capital irakí de los que tiene por metro cuadrado un queso de gruyere. Quizá los aprovechen también para enterrar a los muertos, eso sí, con la cabeza orientada a la Meca, para respetar sus creencias religiosas en lo que se podría calificar un delirio del espíritu humanitario. ¿Qué otras empresas podrían encajar?  Hmmmmm…. Déjame pensar. Ya está. Una funeraria multinacional. Esa sí que tiene futuro. ¿Se le habrá encendido en el tarro la misma idea al Vicepresidente Rodrigo Rato? ¿Obedecerá su viaje a Siria a la iniciativa de fortalecer lazos económicos que permitan no tardando mucho a los empresarios españoles  abrir allí también una sucursal? Pues no parece mala idea. Ya veo un letrero luminoso, colocado en la fachada de los establecimientos: POMPAS FÚNEBRES LA ESPAÑOLA S.A. Bonito… ¿No? No hace falta ser muy listo ni hacer un gran estudio de mercado para saber que Irak, Siria, Irán, Corea deben ser puntos a mimar por la nueva empresa.

Algunos políticos se extrañan de la enorme contestación que la guerra ha encontrado en la opinión pública española.-¿Pero… sí son menos, las víctimas colaterales, que en otras contiendas? ¿Pero… sí se trata de unos muertos de hambre a los que no conoce nadie?- dicen o parecen decir esas voces.- Los muertos importantes son los de aquí, los concejales, los políticos, los españoles, etc…- explican, como si quisieran imbuirte de ese espíritu patriótico que hace reventar el pecho de gozo y quizá  nos llene de orgullo el día que caigamos y seamos aclamados como un muerto de primera con salvas y funeral cristiano. Sí. Quizá tengan razón en lo de que los muertos sean menos, pero lo que la gente no ha entendido, no ha tolerado, no soporta, es el grado de cinismo  y de las mentiras empleadas para tratar de justificar esta guerra y el peligro que supone saltarse al más puro estilo español, es decir, a la torera, toda la legalidad internacional. 

Esta fase de la guerra está a punto de terminar, porque habrá más fases…. Desaparecen los aviones del cielo de Bagdad mientras se despliegan las alas de los buitres carroñeros al olor de los cientos de cadáveres todavía calientes que yacen esparcidos por sus calles, como ha dicho esta tarde Llamazares. Algunas madres, sin distinción de bando, echarán de menos a sus hijos y se cagarán en los malnacidos que son responsables de su muerte. Pero la historia ya no tiene vuelta atrás y nadie les devolverá la vida. ¿Tiene usted hijos? Imáginese su dolor, si puede.

Abril 2003©Fernando Luis Pérez Poza

Pontevedra. España

A CIEN HERIDOS POR HORA

25 enero 2009

A CIEN HERIDOS POR HORA

Las fuerzas aliadas avanzan a una velocidad de cien heridos por hora y dios sabe cuantos muertos. Mientras, Don Manuel Fraga Iribarne, que estos días anda sembrado o es que padece un ataque agudo de otra cosa, acusa al profesorado español de amenazar a los alumnos con el suspenso si no van a las manifestaciones contra la guerra. Digo yo que el noventa por ciento de los ciudadanos de este país, que no se pierde una a pesar de las tantísimas que se han celebrado, este año debe estar al borde del cate, porque sino no me explico tanta obediecia ciega a los docentes. Lo ha dicho ayer Don Manoliño, en Santiago de Compostela, ante su jefe supremo, el del bigote. Claro, que no me extraña. Dice el refrán: que de tal palo, tal astilla. Y es que el jefe se ha debido picar ante la veta fabularia del súbdito y maestro y ha dicho: Pues aquí suelto yo una más gorda. Y es entonces cuando se le ha ocurrido lo de que Zapatero, el líder de la oposición, es un peligro para la seguridad mundial. Ja… Ja… Ja… ¿No le pillan la gracia? Y yo que estaba convencido de que ese hombre que lidera los socialistas era un mantecas.  A ver si al final me va a terminar convenciendo…  porque la verdad es que hay que tener los… cojones bien templados para aguantar tanto cinismo y contestar con un mensaje llamando a la responsabilidad.

Dice el historiador Arnold J. Toynbee, en su libro La Europa de Hittler, que “…en 1939 se destruyó el sistema internacional creado tras la Primera Guerra Mundial…” “Alemania e Italia realizaron una política exterior agresiva que, por encima incluso de la guerra, trataba de alterar el status quo en su beneficio…” “Un mundo que acababa de declarar ilegal la guerra caminó hacia la conflagración más generalizada y más destructiva que ha conocido la humanidad” ¿No les suena la película? Yo diria que ésta ya la echaron en el cinema del siglo XX. Si se leen el libro podrían alucinar con tantas similitudes.

También en aquella ocasión la fórmula mágica era una guerra relámpago y se ocupó un país como Polonia  y los dictadores y asesinos Hittler y Stalin se lo repartieron como una tarta, antes de proseguir la conquista. -Aquí ya han fabricado hasta los rótulos de los Ministerios-. Después, los nazis, enardecidos y espoleados por el éxito, iniciaron la ocupación de otros países como Holanda, Bélgica y Luxemburgo, etc… ¿Qué me dicen de Siria, Corea, Irán? Se hablaba de un Orden Nuevo. ¿Será una casualidad? El resto de la historia y sus consecuencias ya las conocen, aunque convendría hacer memoria y recordarlas un poco más vivamente, por eso de que el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces en la misma piedra.

Hace tan sólo unos minutos acabo de ver, en la televisión Localia, un reportaje de la periodista Maggie O’Kane, que cubrió la información de la guerra del Golfo, del 91. No tengo palabras para describirles mi  horror.  En mi corazón se han quedado grabadas imágenes terribles pero, en especial, las lágrimas resbalando por las mejillas de una madre. No se trata de algo crudo, morboso, espectacular. No era una de esas imágenes de los atentados terroristas que suelen poner a la hora de comer para que se te atragante la comida en la nuez. Simplemente unas lágrimas en las mejillas de una madre, mientras acunaba a su hijo, de apenas tres o cuatro años, puro hueso, víctima de cáncer. ¡Había tanta, tanta, tanta desesperación y tristeza en ellas! Y eso que la foto del soldado ardiendo, completamente  deformada la cara por las llamas como si fuera  la de un monstruo, intentando salir de un tanque, todavía vivo, se las traía. En ninguno de los dos casos se mencionaba la nacionalidad, porque el dolor que produce la muerte, sea la de un hijo o un ser humano carece de fronteras y tanto lo sufren las madres irakíes como las de los soldados aliados. A fin de cuentas todos se vieron afectados por la utilización de bombas enriquecidas con uranio.

Las declaraciones de quienes tuvieron algo que ver en aquel espanto no tienen desperdicio. Un militar USA decía que la vida de mil soldados irakíes no vale la de un soldado norteamericano. Otro, que rezumaba pinta de político de la administración Bush, explicaba sin inmutarse que la diferencia entre matar a los irakíes enterrándolos vivos o hacerlo de un disparo en la cabeza es de un minuto más de vida. ¿Será por eso que los enterraban vivos? ¿Para concederles un minuto más de vida? ¡Qué humanidad! Y el mismo, al referirse al agente Naranja o al Napalm, también empleados, reconocía abiertamente que se trata de un arma “desagradable”, es decir, algo así como un café sin azúcar o un martini sin hielo, con ese tono. ¿Se ha hecho esta guerra para destruir las armas de destrucción masiva? ¿Las de quién? Porque digo yo que habrá un método más sencillo y menos rastrero que dejarlas caer todas juntas desde los aviones sobre la población.

Yo no sé hacia dónde vamos, aunque me temo que el NO A LA GUERRA se nos está quedando corto. No me puedo creer, al hilo de la reflexión que hace Manuel Vicent, en su artículo de hoy, publicado en El País, que los afiliados y votantes del PP al igual que los de Herri Batasuna, a pesar de escuchar ambos a Schubert, se nieguen a condenar la inmoralidad de cualquier muerte provocada, sea por coche bomba, tiro en la sién o pepinazo angloamericano. ¿Hasta cuándo vamos a seguir con la venda en los ojos en aras del partidismo, el fanatismo o el papanatismo? 

Hay quien estos días me ha llamado comunista. No lo soy. No milito en ningún partido político. Quizá haya que caminar hacia una democracia mucho más participativa, donde los gobiernos no sólo dependan de un voto cada cuatro años o los representantes elegidos democráticamente voten como corderos, al unísono, al que lleva el -o está como un- cencerro. Una democracia donde las asociaciones y los movimientos ciudadanos de cualquier clase e índole, que actúen dentro de la legalidad, estén también representados en las instituciones, de una manera real y efectiva, como sistema para mantener saneada la conducta de los responsables políticos, y no pueda pervertirse el espíritu de las normas de esta manera.

Aprovecho para agradecer la humanidad desplegada por alguno o alguna que, creyendo que iba a ser operado, me envió sus mejores deseos de que el médico se excediera en la anestesia. Estoy convencido de que si, él o ella, fuera el anestesista habría puesto napalm en la jeringuilla, quizá porque algunos de mis artículos, y los de otros que también escriben en contra de la guerra, le hacen comprender que está equivocado y eso le roe la conciencia. Un poeta y un escritor no sólo debe cantar a las flores y al mes de mayo, y menos cuando acontecimientos tan terribles se están produciendo en este mundo a muy pocas horas de donde vivimos. y aquellos que reivindican una lista descafeinada deberían abrir una que se titulara Heidi o Blancanieves e invitar a participar a los siete enanitos. Hay también quien me acusa de faltar al respeto a los soldados aliados. Nada más lejos de mi intención, ya les llega con la falta de respeto que les han demostrado quienes los han enviado a morir a esta guerra inmoral, ilegal e innecesaria por la conquista de unos cuantos pozos petrolíferos.

Abril 2003©Fernando Luis Pérez Poza

Pontevedra. España