Archive for the ‘Poemas’ category

RÉQUIEM POR EL POETA GITANO MIGUEL MENDIOLA

3 febrero 2009

RÉQUIEM POR EL POETA GITANO MIGUEL MENDIOLA

Era un gitano raro. Nadie lo puede discutir, pues le dio la venada de erigirse en una especie de Juan Salvador Gaviota dentro de su comunidad y aprendió a leer y a escribir, a estudiar, es decir, a volar de una manera diferente a sus compañeros de barrio, tal vez para demostrarles que se puede surcar la vida no solamente ceñido a las tradiciones sino también utilizando las propias alas. Supo nadar contra corriente en aquellos tiempos de infancia, en aquel rincón de Sevilla que le vio nacer y donde no abundaba la afición al lápiz ni a las letras. Y tanta altura alcanzó en su vuelo que llegó a ser uno de los doce personajes célebres que ilustran los meses del calendario gitano.
“La miseria te deja desnudo pero también te proporciona armonía y solidaridad”, decía, en una clara alusión al sentido colectivo del que hace gala su etnia y al valor que le atribuye a la familia, en cuyo seno hasta los primos terceros son considerados más que hermanos. Y al hilo de su pensamiento creo que tal vez a todos nosotros nos convendría pasar una época en el territorio de la pobreza para aprender a valorar lo que tenemos y a no quejarnos de cosas que son más gracias que desgracias si uno las compara con el hierro de marcar el alma que utilizan el frío, la sed, el hambre.
Hermano de guitarrista flamenco y pariente de bailaoras profesionales, se hizo ingeniero aeronáutico y en un arrebato de magia, de prestidigitador calé, cambió las orillas del Guadalquivir por el sol de California. Su inquietud espiritual le llevó a rebañar algunos libros de filosofía tratando de responder a las preguntas que se formulaba a cerca de su paso por este mundo. Tocaba la flauta y, aunque no disfrutaba de una técnica tan perfecta como la de Hamelin con este instrumento, estoy seguro de que su ejemplo ha servido para orientar y encantar a más de uno de sus congéneres y dirigirlos por el sabio camino que él mismo había elegido para sí.
Escribió una obra de teatro musical andaluza, de título “La Salamandra”, que se presentó en Los Ángeles, California, en 1998, en colaboración con su hermano Rafael Mendiola (guitarrista profesional) y su cuñado Enrique Soto “El Sordera” (cantaor profesional de flamenco), con gran éxito, en el que intervino un reparto plagado de actores de teatro y de cine bastante conocidos.
En su artículo satírico “Una modesta proposición” le propuso al pueblo gitano volver a la venerable tradición “de comer niños” para que los payos que los acusan de caníbales pudieran llevar razón.
Trabajó como técnico de asuntos sociales del gobierno de Estados Unidos y contribuyó a la difusión de la cultura gitana por Internet. Su alma transhumante lo llevó icluso a ser colaborador o ayudante de entrenador del famoso equipo de fútbol de New York en el que jugó Pelé, el Cosmos, según me comentó en una de las muchas ocasiones en las que tuvimos oportunidad de conversar via messenguer o skype, conversaciones en las que me confesó algunos de sus secretos más recónditos y que guardaré a buen recaudo en mi memoria ahora que me acabo de enterar de la noticia de su muerte. En el año 2003 publiqué con El Taller del Poeta su libro de poemas “Alzando el vuelo”. Su única pretensión era sacarlos del cajón del olvido al que estaban abocados y dejarlos engarzados al futuro en un libro. Así se hizo y aunque se vendieron muy pocos ejemplares me siento satisfecho de haber cumplido la misión que me encomendó.
La matemática del destino resolvió la última ecuación de su vida con el álgebra de la muerte, esa misma matemática que él utilizo para escribir su poema “Álgebra calé” y que transcribo y difundo como un homenaje a su persona al pie de este Réquiem.
Descanse en paz.

Agosto 2008©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España
http://www.eltallerdelpoeta.com

ÁLGEBRA CALÉ

Somos un uno con un cero por delante;
un número preñado de alegre diferencia.
Un número cabal, primo indivisible
con raíces muy cúbicas y geométricas.

Se nos hace juicio y se nos quita el cero.
Pero íntegros quedamos: No se llevaron nada.
Tenemos el respeto de todo el Infinito,
que aplaude la unidad sólida y sana
contra trigonometrías de incorrectos mitos,
y la admiración de otros primos algebraicos,
maravillados de ver como con tantas ganas
derivamos integraciones en cálculos mágicos.

Mágicos, sí, porque añadimos con permiso
y en la multiplicación daño no hacemos.
A todos los dejamos como estaban
pero podemos restar cuando queremos.

Que no nos cuadren pues.
Que no nos toquen las raíces
ni que jueguen con nosotros
en logaritmos ajenos.

¡Cuidado! ¡Tenedores de libros del Infierno!
Que aunque somos el más chico de todo el Universo,
primero y primo somos y contamos con el Cero.
Y no creáis que lo pondremos a la izquierda
para que lo raptéis de nuevo.
¡Que esta vez estará a nuestra derecha
y multiplicar y dividir podremos!

©Miguel Mendiola
Del libro Alzando el vuelo
El taller del poeta, Pontevedra, 2003

Anuncios

ESTÁS MUERTO

29 enero 2009

ESTÁS MUERTO

Hoy la infancia ladra en el recuerdo
como un perro sucio y desgreñado.
Es algo así como raspar un vidrio
y apretar los dientes
o asomarse a una ventana
que sólo muestra el crepúsculo.

Ya no quedan velas en el pastel
y la fritura sabe a aceite rancio.
Los fantasmas corren por el pasillo
con el rostro blanco de sal
y la cerilla encendida.

No sabe la luna
que por el río baja veneno
y se dispone a abrevar en él.

Ojos de momia,
en el corazón,
que ven pasar al silencio.

Virutas de seda amarga
que se deslizan por la garganta.

Las paredes de la memoria
no son limpias
y el vino no consigue
que te exilies de ti mismo.

Las horas sólo son trucos
para malgastar el tiempo.

Si todo eso es así
es que… Estás muerto.

Enero 2004©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España

LA VIDA ES UNA TUMBA ABIERTA

29 enero 2009

LA VIDA ES UNA TUMBA ABIERTA

Residuos que desovan silencio,
estepas que tallan salmos,
hachas que tajan
la orina amarilla de la luna.

El dolor fermenta en la sangre
mientras la noche esparce
rebanadas de corazón seco
y espejos que se reflejan para dentro.

Aquí huele a flor descompuesta,
a diarrea feroz de fantasma
y tisana tierna de mausoleo.

Echa los ojos al fuego
y verás, entonces, cómo arden,
cómo el paisaje se convierte en humo
y los cascos del caballo negro
te vuelan las sienes.

¿Cuántos muñones de pena
cuelgan de las estrellas?

La vida es una tumba abierta
bajo una montaña de estiércol.

Enero 2004©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España

SONETO DE RÉPLICA A MARISA

29 enero 2009

SONETO DE RÉPLICA A MARISA

Soy velero que en tristes olas mata
el agua fresca que trae noviembre,
que a los malos alumnos da la lata
y a todos dejará para septiembre.

De las musas recibo inspiraciones;
por mi tierra, Galicia, soy gallego;
y son ardientes mis ensoñaciones
que en Sevilla nacieron, no lo niego.

Si Rosas de Sal con Lengua de Trapo
mil Laberintos de Letras tejieron
y me transportaron hasta la Luz,

tu soneto quita espinas y harapos
y otras miserias vanas que escribieron
en mi alma los pantanos de esta cruz.

Enero 2004©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España

PASAR SIN DETENERSE

29 enero 2009

PASAR SIN DETENERSE

En el círculo infinito
pasar sin detenerse,
sin detenerse,
incansablemente esperado.
Abrir el surco de la luz,
del tiempo, del silencio,
que permanece callado en el ojo,
en la boca, en el verso.

El trance que ilumina
y mueve la mano del que escribe,
la voz hermética de la tiniebla
que se revela,
el aprendiz profundo de lo oscuro
que late en el interior de la sombra
y conquista el horizonte
con la palabra.

¿Por qué estalla el día
y se precipita en el mar?
¿Qué remo tallará mi espalda
cuando las olas dejen sin espuma el aire?

La eternidad es un alfil
que corre por el tablero
en la diagonal del hombre
y nadie se puede enrocar.

Cuando el reloj bate las alas
todo se llena de herrumbre,
de febril óxido de vacío,
de murmullos en jaque mate.

¿Por qué nadie llamará
desde la muerte
para decir que está vivo?

El caracol es lento
pero camina sin tregua
por la arista del trapecio.

Enero 2004©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España

AL OTRO LADO DEL HUMO

29 enero 2009

AL OTRO LADO DEL HUMO

Los párpados enterrados en el sueño,
allá por donde caen las sienes
y se despeñan los huesos.
Desde el éter mana el alba,
el eco de una blancura enorme
que arde en el ataúd
y vuelve ceniza el aire.
La mano del viento
amontona hojas de tristeza lenta
en el corazón del vértigo.

Llevo en mí la larva
de un profundo desvelo,
un sapo negro de veneno infame
que cuelga del tuétano
y ahorca el cielo.

Llevo en mí la solitaria
desnudez del sable,
la certeza afilada del que sabe
que el túnel agota el mármol
y las estrellas del cielo
son brillos demorados
de luciérnagas muertas.

Al otro lado del humo
no hay nada, salvo
el fondo abrasado
de un pulmón solitario.

Febrero 2004©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España

EL VIEJO REMOLINO

29 enero 2009

EL VIEJO REMOLINO

Sólo ceniza, sólo sombras disueltas
en la fugitiva latitud, en el aire.

Sólo el eco forma parte del tiempo
y prolonga el disfraz de la tiniebla
o pule la oxidada arista del metal
o vuelve confuso el mármol.

El viejo remolino del reloj
te atrapa, te lleva lejos, demasiado lejos,
allá donde las llamas del dragón se hielan
y las manos desnudas del abismo
estrangulan sin pudor el calendario.

¿No ves cómo se vuelve azulada la polea
y una risa hermética de nudos apretados
retuerce sin tregua el cuello del destino?

Inútiles, caen a tumbos los versos,
resbalan por la lengua del búfalo,
rodean el vértice de la nada
y se estrellan lentos en un muro de papel.
Entonces se detienen las alas
y las horas dejan de volar
y el corazón late brillos de cometa
y galaxias nuevas de origen oceánico
se mueren en el mismo momento de nacer.

Así es la chispa que ilumina el círculo,
breve y fugaz como una gota que estira la nariz
y huele a barranca húmeda.

Febrero 2004©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España